El futuro está en el Big Data

La carrera profesional en big data está creciendo cada vez más y formando parte de nuestro mercado laboral cada día con más asiduidad. Es muy común encontrar ofertas de empleo para expertos en este campo con sueldos bastante elevados y condiciones muy buenas.

Pero, ¿Qué es realmente es big data? Puesto que es un concepto que se oye continuamente pero que poca gente sabe lo que es en realidad. Es un término que se utiliza para describir el gran volumen de datos e información que llega a un negocio en el día a día. Aunque en realidad no es la cantidad de esta información lo que importa, sino la calidad, lo que las organizaciones pueden hacer con ella y cómo pueden hacerla algo valioso. Se usa para ser analizado y en base a las conclusiones y aprendizajes que se saquen de ello, tomar mejores estrategias y decisiones para los negocios.

De hecho es un término bastante amplio que se usa para definir un gran volumen de datos. Puede ser desde una transacción de una tarjeta de crédito, información sobre los destinos a los que se han vendido billetes de tren en un día, una factura de una compra online, las características de las personas de una red de búsqueda de pareja o incluso mediciones meteorológicas de una estación. Toda esta información es única y tiene una serie de características que hace que sea muy complicada para los sistemas informáticos analizarlas.

Desde luego este mercado relativamente nuevo ofrece una importante oportunidad laboral para los nuevos graduados, aunque conviene completar la formación con un master en big data. De esta forma te aseguras el entrar en una industria que está creciendo muy rápido y que tiene previsto crecer una media de 23.1% anual entre 2016-2019.

¿Qué conocimientos se necesitan?

Este mundo está en continuo movimiento y hay que adaptarse a él de manera continua. Es por ello que una de las principales características que se buscan es los profesionales dedicados a ello sea la capacidad de aprendizaje continua. También tienen que gustarle los números, además de tener conocimientos básicos del mundo empresarial, pues al fin y al cabo todos los datos con los que se trabajan giran alrededor de empresas.

En un master en big data te enseñan todos los conocimientos generales que debes conocer sobre ello, aunque también te enseñan sobre las distintas especialidades que se pueden encontrar dentro de él: infraestructura de datos, gestión de datos, estadísticas, visualización… Lo bueno de aprender sobre este campo gracias a un máster en big data es que podrás descubrir de forma sencilla cuál es la parte que mejor se adapta a ti y a tus intereses.

¿Qué salidas profesionales tiene?

Cursar un máster en big data te posiciona como uno de los profesionales de una de las profesiones más destacadas del momento. Hay varios tipos de trabajo que un experto en la materia puede desarrollar. Los más destacados son:

Infraestructura de datos: esto hace referencia a la forma en la que la información se almacena y la forma en la que se accede a ella para analizarla. Los trabajos de infraestructuras implican desarrollar y mantener el software y el hardware necesario para el correcto almacenaje y acceso de la información.

Estadística: Son una pieza básica en el big data. Se necesitan personas especializadas en analizar e interpretar los datos obtenidos. Las técnicas que se usan por parte de los profesionales de la estadística son bastante complejas y requieren años de practica.

Visualización de datos: los visualizadores ayudar a entender el significado y la importancia de los datos obtenidos. Se podría decir que son los que se encargan de hacer que la información sea fácil de entender para todos, presentándola y explicándola en formatos más sencillos de entender por parte de toda la población.

En un principio, el mundo del big data puede resultar algo inaccesible, pero una vez que se comienza a aprender se descubre que es más sencillo de lo que parece. Eso sí, es importante que tus primeros pasos en este mundo sean de la mano de un grupo de profesionales que sepan enseñarte adecuadamente y sobre todo despertar interés en ti, por eso deberías siempre plantearte la opción de cursar un master en big data.

¿Hasta qué edad es recomendable “vivir como un estudiante”?

Partamos de la base de que hacernos esta pregunta resulta un tanto frívolo: no hay edad “recomendable” para vivir como estudiante. La vida del estudiante, entendida como aquella en la que se “curiosea”, se tiene voluntad y vocación por aprender de lo nuevo, movernos en ambientes de aprendizaje continuo etc. y alejado de la imagen de aquel que no tiene más interés por los estudios que el de prolongar el tiempo hasta que no le queda más remedio que insertarse en el mundo laboral,  nunca tiene ni debe tener caducidad, ya busquemos una habitación para estudiantes de máster en Barcelona o en cualquier otra gran capital para ir más allá de lo que la universidad nos ha impartido, o las cada vez más frecuentes “aulas de la experiencia”, donde nuestros queridos mayores tras una vida de esfuerzo y trabajo, emprenden nuevos estudios por el simple placer de adquirir nuevos conocimientos y moverse en ambientes rejuvenecedores.

Con esta premisa por delante, ¿Qué “vida del estudiante” nos podemos encontrar y disfrutar según la edad?

G2J_RUS_graduados
Imagen: estudiacurso.com

Estudiantes de master y doctorados

Es la más inmediata al mundo universitario y, como tal, aún se contagia de su espíritu. Si bien se encuentran frecuentemente en un limbo de edad, en torno a los 25 años de media, donde se es demasiado adulto para los recién ingresados en la universidad, pero demasiado joven para los que buscan experiencia laboral y marcan un horario “de 9 a 5”, aún pueden disfrutar igual o con mejor perspectiva (la que da la experiencia) de residencias, colegios mayores y otros centros en los que aún se respira la inocencia y naturalidad del que aún no se ha sumergido en la vorágine del mundo del trabajo.

La principal diferencia en la que se encuentran frente a los “recién llegados” o los que abordan la recta final universitaria, es que ellos han decidido con firmeza y convicción (si no, no tendría sentido abordarlo) seguir estudiando y seguir formándose de cara a resultar más competitivos con un máster, doctorado o especialización. Esta particularidad les requiere un espacio, que si bien se pueda respirar espíritu universitario, tenga también su lugar para la tranquilidad, el respeto y la convivencia.

Opositores e investigadores

Un paso más allá dan aquellos que quieran opositar o realizar una investigación dentro de su campo de estudio, ya que ellos sí que necesitan un ambiente 100% de pausa y tranquilidad, alejados de ese ambiente en ocasiones despreocupado que tiene donde se concentran estudiantes que recién alcanzan la veintena.

Estos opositores e investigadores necesitan convivir entre ellos, estudiantes de la misma naturaleza, con las mismas inquietudes, necesidades y con las mismas demandas de descanso y ocio que les permitan desconectar pero sin perder demasiado el rumbo a la hora de retomar grandes tomos de apuntes.

Estudiantes de la tercera edad

Los más “privilegiados” (entrecomillas) de todas estas categorías. No tienen ninguna obligación ni necesidad que les marque pautas de estudio. Ellos han dado ya todo lo que tenían que dar tanto estudiantilmente como laboralmente. Por ello, pueden disfrutar plenamente del “placer del conocimiento”, y sobre todo, lo que aporta un entorno, el universitario a cualquier edad, para enriquecernos no sólo académicamente, sino también como personas.

En definitiva, no hay edad recomendada ni lugar más apropiado que otro para estudiar más allá de los 23 años en los que de media se acaba una carrera: todo es medir las necesidades personales de cada uno y sobre todo, lo que resulta más apropiado para nuestro fin. La oferta la tenemos, en nuestras manos queda elegir la opción conveniente.

 

Formación abierta en estudios deportivos, otra manera de alcanzar tu sueño

El deporte es una tarea fundamental en nuestra vida diaria, y cada vez somos más los que nos vamos dando cuenta de la importancia que tiene hacer ejercicio para nuestra salud. En los últimos años, los estudios deportivos se han ido incrementando ya que existe una gran demanda.

Para MasterD, compaginar la vida personal y la laboral es muy importante. Por ello, optan por una formación diferente en la que el estudiante es el dueño de su tiempo y puede organizar su formación según su disponibilidad horaria personal y profesional.

La Formación Abierta en estudios deportivos facilita al alumno que cumpla su sueño de dedicarse al mundo deportivo de una manera personalizada, gracias a diferentes herramientas que le ayudarán en su progreso y que harán de él un excelente profesional.

La Cátedra Innovación y Competencias (iCompetencias) formada por la Universidad Politécnica de Madrid y MasterD ofrece estudios deportivos que abarcan diferentes ámbitos. De este modo, se puede realizar el curso de Entrenador Deportivo, donde se experimenta en primera persona la progresión deportiva del cliente, el curso de Dietética y Nutrición, para mejorar el estado del cliente empezando desde la alimentación, o el curso de Quiromasaje, que ayuda a reducir estrés, eliminar molestias e incluso mejorar el estado físico.

De esta manera, MasterD  ofrece estudios deportivos que abarcan y satisfacen todos los ámbitos posibles, tanto de la actividad física, como de la actividad nutricional y el bienestar. Así se ayuda al alumno a tener unos conocimientos completos con los que poder comenzar su ocupación laboral.

entrenador deportivo
A male sports teacher stands outdoors on a field, he is holding a clipboard.

Master del Profesorado en Madrid

La profesión de maestro o docente es una de las más vocacionales que existen hoy en día, además de una de las más gratificantes: ver como tus alumnos evolucionan día a día, como adquieren nuevos conocimientos, y como poco a poco van creciendo hasta que están preparados para pasar al siguiente curso… La mayoría de los docentes afirman que es una sensación inexplicable.

Ser profesor además, conlleva una serie de ventajas que otras profesiones no ofrecen, como pueden ser:

  • Horario fijo: aunque de vez en cuando hay que llevarse trabajos o exámenes para corregir en casa, el horario suele ser el mismo todos los días.
  • Vacaciones escolares: los docentes cuentan casi con la totalidad de las vacaciones escolares (que son bastante abundantes). Sobre todo si tienes hijos, esto te vendrá fenomenal para disfrutar de tu familia y conciliar la vida laboral con la personal.
  • Variedad de puestos: al haber un gran número de materias, hay un gran número de opciones entre las que elegir: matemáticas, lengua, ciencias sociales, ciencias naturales… Los profesores pueden generalmente elegir dedicarse al área que más les gusta y transmitir así su pasión por la materia a los alumnos.
  • Excursiones: es muy común realizar salidas educativas con los alumnos. La mayoría suelen ser muy interesantes tanto para mayores como para pequeños, con lo cual las excursiones son días de trabajo diferentes y de lo más entretenido.
  • Formación continua: los profesores suelen contar con cursos subvencionados para fomentar la continua formación del personal docente para que estén lo mejor capacitados posibles para enseñar a sus alumnos.

La mayoría de las personas que deciden dedicarse a la enseñanza optan por la carrera de magisterio. Sin embargo, si te quieres dedicar a la enseñanza en E.S.O y Bachillerato, deberás cursas además un máster del profesorado. Hace unos años este máster no existía y simplemente se realizaba un cursillo llamado “CAP” (Cursillo de Aptitud Pedagógica) para poder acceder a estas plazas de docente en centros educacionales tanto públicos como concertados o privados, pero debido a la nueva normativa vigente, ahora hay que realizar este máster.

Pero este máster no es únicamente para personas que hayan estudiado magisterio, sino que ayuda a abrir la puerta a aquellos ingenieros, arquitectos o graduados que quieran dar un giro a su carrera y entrar en el mundo de la enseñanza.

En el caso de la ciudad de Madrid, hay una gran variedad de centros que ofrecen este máster universitario. Hay que tener en cuenta que los centros cuentan con distintos tipos de especialidades: matemáticas, literatura, ciencias experimentales (que pueden ser física, química, biología o geología), tecnología e informática, lengua extranjera, comunicación audiovisual… Se debe elegir cuál es el que se va a estudiar antes de realizar el máster de profesorado Madrid.

Este máster de profesorado tiene como objetivo ofrecer la formación pedagógica y didáctica adecuada a sus estudiantes para poder acceder a la profesión de docente a la que se refiere el artículo 100.2 de la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación, así como desarrollar las competencias establecidas en el R.D. 1393/2007 y en la Orden ECI 3858/2007, de 27 de diciembre.

Tras la realización del máster los futuros profesores de secundaria y/o bachillerato deben tener un conocimiento profundo de las materias relativas a la especialidad elegida. Los docentes que realicen este máster del profesorado Madrid deberán ser capaces de planificar, desarrollar y evaluar el proceso de aprendizaje de sus alumnos, potenciando formas y procesos educativos para facilitar el aprendizaje de las materias impartidas, además de conocer la normativa vigente y la organización institucional del sistema educativo.

El máster conlleva también la realización de unas prácticas obligatorias en centros educativos para aplicar los conocimientos adquiridos en un entorno profesional real.

Es importante tener en cuenta que para acceder al máster de profesorado Madrid, en la mayoría de los casos se exige como requisito de acceso la acreditación del dominio de una lengua extranjera.

máster del profesorado en Madrid

Módulos que no deben faltar en un Máster en Marketing Digital

¿Eres un apasionado  del marketing? ¿Estás interesado en las nuevas tecnologías y el internet? Seguramente estás al tanto de las nuevas salidas profesionales y quieras  complementar tu formación con un máster en marketing digital, y es que este sector está en plena expansión y se espera que haya una gran demanda en profesionales.

La importancia de las nuevas tecnologías hace que desde hace unos años cada vez más universidades y escuelas hayan empezado a tener entre sus programas la formación específica en marketing digital. Gracias a esta situación contaremos con un gran abanico de opciones y programas en los cuales especializarnos, sin embargo, a la hora de  buscar un centro es  importante informarse lo máximo posible y decantarnos por el que nos vaya a proporcionar la mejor experiencia y enseñanza más completa.

Obviamente, un buen máster en marketing digital nos dará las bases para conocer y dominar los aspectos más relevantes que afectan al este entorno tan dinámico y a tener los fundamentos necesarios para la creación un plan de un marketing digital que cause impacto y sea rentable.

En este sentido, existen varios puntos que no pueden faltar en un máster en marketing digital, como son por ejemplo:

  • Conocer el funcionamiento básico de los buscadores y cómo crear las campañas de SEM.
  • Aprendizaje de las tácticas y medidas necesarias para conseguir un posicionamiento en buscadores de páginas web a través de SEO.
  • Uso de las principales herramientas de medición analítica y análisis métricas para la toma de decisiones.
  • Utilización de Social Media, integración de las redes sociales en nuestro plan de marketing digital y la gestión de imagen corporativa online.
  • Mobile Marketing y la implementación multidispositivos como tablet y móviles.
  • Email marketing.
  • Experiencia de usuario.
  • Gestión de contenidos y desarrollo web.
  • Entorno legal y fiscal.

Además de esto, es muy importante que el centro tengo acceso a un programa de prácticas y bolsa de trabajo exclusivas que nos faciliten una salida laboral. De hecho estos son factores para muchos determinantes a la hora de escoger dónde hacer la inversión.

En el programa de máster en marketing digital también es importante contar con un profesorado formado por profesionales del sector que nos den su visión y compartan con los alumnos casos reales del día a día para hacer así la experiencia más enriquecedora. Por supuesto no pueden faltar  actividades de networking, charlas y contacto con reclutadores con la finalidad de encontrar una oportunidad laboral lo antes posible. Por otro lado, existe la opción de hacer el máster online, lo que es de gran comodidad en el caso de que tu horario no te permita clases presenciales.

Por último, muchos centros también ofrecen facilidades de financiación por lo que muchos de estos programas están al alcance de muchos bolsillos.

En definitiva, elegir un buen máster en marketing digital nos proporcionará las bases y conocimientos con los que tendremos que desenvolvernos en este nuevo ámbito tan dinámico y extenso y que cada vez está más presente en todas las empresas. Se espera que este sector siga creciendo con fuerza por lo que necesitará mentes preparadas, creativas e innovadoras para afrontar los retos del marketing digital.

master-marketing-digital